jueves, 23 de noviembre de 2017

Luz

Dame tu luz para esta oscuridad,
tu guía para nunca más caer;
déjame andar a tu lado, contigo,
abrazarte fuerte y sentir tu fe.

Sonríeme, sin más miedos ni escudos,
estrecha mi mano cada anochecer,
ilumina mi rostro en tu mirada,
alivia con tus labios esta sed.

No llores nuestra ausencia en la distancia,
aunque hoy lo haga yo en este papel;
guárdate dentro todas esas lágrimas
hasta que alegres recorran tu piel.

Y enséñame como cuidarte siempre,
porque por nada te quiero perder;
con tantas heridas que arrastramos
solo uniéndonos podremos vencer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario