lunes, 21 de agosto de 2017

Oración

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen;
por creer en la violencia
e inundar de odio las calles;
por usar tu nombre,
porque en tu nombre maten.

Padre, perdónanos por endurecer nuestra mirada
por volvernos insensibles a la sangre;
por olvidar la que se derrama lejos;
por infravalorar los caídos de otros lugares.
Por este estúpido racismo generalizado
al diferente, al extranjero;
racismo de cobardes
por mirar a las víctimas de la guerra
como si fueran ellos los culpables.

Sálvalos de usar las armas;
salva a los jóvenes de discursos miserables;
no les dejes entrar en el redil
de aquellos que malinterpretan tu mensaje.
De aquellos que utilizan su poder
para mandarlos a la muerte, a causar desastres.

Sálvanos de cerrar nuestros brazos;
de creer que huyen de sus hogares
para conquistar nuestra tierra;
por olvidar que son personas,
más allá de cualquier frontera;
por no caer en la cuenta
de que las banderas son telas pintadas
que no merecen la pena
ni el horror de la guerra.


Ayúdanos, Padre, a todos
a vivir en paz, olvidar las diferencias;
a defender la igualdad, la libertad;
a defender la vida en todas las arenas.
Ayúdanos a luchar contra extremismos
que a ninguno de nosotros nos representan.
A tender la mano a todas las personas,
vengan de donde vengan;
recen a quien recen;
crean en lo que crean;
porque solo hay dos clases de personas:
las malas, y las buenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario