lunes, 3 de abril de 2017

Un día



 Futuros volviendo al calor del hogar;
esperanza cruzando un paso de cebra;
sueños esquivos que se hacen de rogar;


ilusión de un mañana que se requiebra;
marcas de neumáticos que olvidaron frenar:
restos de una vida derrumbada entera.


Una muerte que se olvidó de avisar;
sangre que corre por las aceras:
final de un río desembocando al mar.


La arena del reloj dejó de caer,
ya no hay nadie a quien esperar en casa;
la existencia se quedó en el ayer.

La tumba es de la vida la tasa,
y la estación final de este tren;
el tiempo invisible se acaba, se gasta;

tú, el único que lo puede invertir bien.

El camino se borra, termina, se pasa;
si quieres deja de leer, llámame cruel;
pero no dejes que tu historia quede en nada;
no es un ensayo, en esta obra no hay arnés.




No hay comentarios:

Publicar un comentario