miércoles, 5 de abril de 2017

Redención



El rastro que dejan tus pies,
estelas de mi camino,
se abre paso en la tormenta
de este mar embravecido.

Muelle que atraviesa la marea,
que me salva del ahogo merecido,
que me protege del turbulento caos
del inestable azul marino.

Mar adentro, naufragando;
estando sin estar, en vilo;
amando sin amar, llorando;
supo volver por donde vino
mi corazón, sangrando.

A tus pies, me humillo;
rogando sin rogar, muriendo:
“quítame este cuchillo
o mátame con tu silencio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario