martes, 21 de marzo de 2017

Inspiración




Cuando me besas, noto los susurros
de mis musas en tus labios;
anida en mí la poesía;
nacen versos en mis manos;

la vida se convierte en sueño;
la muerte se esfuerza en vano;
nos hacemos inmortales juntos
cuanto tú y yo nos miramos.

Y las sílabas se agolpan entre los dos
cuando nos fundimos en un abrazo.
Escribir sin ti: inútil.
Este poema es de ambos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario