sábado, 25 de marzo de 2017

Estatua de sal


Lluvia en tus ojos, charcos a tus pies;
te hundes, arrastrada marea a dentro;
tus labios, agrietados por la sed;
tu cuerpo frío, desapareciendo.

El mundo se nubla en tus pupilas,
solo ves la oscuridad de una noche
en la cual la Luna ya no brilla;
te escondes; ya nadie te conoce.

Las risas del mundo son burlas;
y la alegría no te encuentra.
No puedes hacer nada; aunque huyas
este mar congelado no te suelta.

El polvo del olvido te recubre;
y no queda en ti más que soledad.
Todo tu cuerpo tiembla, sufre,
parece que ni puedes respirar.

Mañana será otro día;
triste consuelo, si a pesar de todo
no sales, si continúas hundida.

Pero ahí sigues; otra bocanada.
Otro instinto que te mantiene viva.
Sientes que, a pesar de que naufragas,
te estás acercando a una isla.

 Créeme, no estás sola.
Sé que las cuestas a veces son escalada.
Pero joder, todavía no estás rota,
todavía queda luz en tu alma.

A pesar de lo hondo de este pozo,
no puedes simplemente apartar la vista;
siempre hay una cuerda a mano en cada fondo,
y la vida merece la pena ser vivida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario