miércoles, 22 de febrero de 2017

Masa no enfurecida

La vida se esconde en los trazos de un cuaderno viejo,
olvidado, destrozado, víctima del paso del tiempo;
hundido entre los ruidos de este mundo y de sus ecos;
mundo que arrolla sin inmutarse los sueños ajenos.

Pero seguimos adelante, puestos en fila en el rebaño
trabajando sin parar desde el amanecer hasta el ocaso,
sin que podamos discrepar de la masa y de su abrazo;
sin que podamos alejarnos del camino que han marcado.

Convertidos en engranajes de una máquina sin corazón;
de una sociedad donde las desgracias se apagan con un botón;
donde la televisión encauza una libertad de expresión
que se apropian los políticos y los medios de comunicación.

¿Cuántos más deben arrodillarse para alzar al poderoso?
¿Cuántos más deben caer para mantener este sistema lleno de odio;
donde la esclavitud se esconde tras barrotes de oro
puestos por verdugos que temen la libertad del otro?

Llamados a incendiar twitter, enfurecidos desde el sillón;
usando herramientas que el poder nos da para expresar frustración;
ahogando la angustia vital manteniendo una eterna conexión.
Bienvenidos al futuro:
un mundo feliz con tus sentimientos en el tablón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario