sábado, 8 de octubre de 2016

Lighthouse

Dime que un sentimiento puede romper distancias.
Que los kilómetros que nos separan caen derrotados
ante la fuerza que otorga la esperanza;
aunque hoy lloren las ganas de tenerte a mi lado.

Dime que todo este echar de  menos, al final será recompensado.
Que los sueños unen más que las vías de los trenes;
y en los míos, tú siempre apareces.
Que mientras estés en mi vida, estaré salvado.

Dime que mis suspiros te llegan susurrados;
que mis “te quiero” te arropan en la noche;
que las palabras que escribo limpian tu pasado, lo encogen;
que el futuro dará la razón a estos locos enamorados.

Dime que nuestros abrazos llegan lejos, son más largos;
que el mundo no puede encarcelar la ilusión;
que Dios está atento a toda esta oración;
y su bendición nos mantendrá a salvo.




Dime que en los momentos duros, sientes mi mano;
que mis caricias se tatúan para siempre en tu piel;
que no existe en el mundo amor más fiel
que el de aquellos que se aman aun estando alejados.

Dime que acabarán perdonados todos los daños;
y que la vida que nos espera olvidará estas ausencias;
que el amor es generoso, perdona; que el amor es paciencia;
y que el futuro que vendrá será el mayor regalo.

Dime que mis letras consiguen acercarnos;
porque estos pequeños versos son tuyos.
Dime todo, que desde aquí te escucho.
Dime que mis poemas besan tus labios.

Yo te diré que seguirán juntos nuestros pasos;
que no existe tiempo que pueda hacerme olvidarte;
que me da igual estar lejos si te tengo de mi parte;
te diré que estaré aquí por el resto de los años.

Te diré que no me perderé, porque eres mi faro.


Y te diré,
cada día,
y cada hora,
que te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario