sábado, 24 de septiembre de 2016

Alira

Tras tanto tiempo perdido,
he regresado al hogar,
a mi cielo prometido.

Mi barco ha dejado la mar.
Ha atracado en el puerto.
Se siente por fin en paz.

Ha acabado el destierro,
y vuelvo al camino central,
el que Dios trazó hace tiempo.

Finalmente siento la verdad
de saber que hago lo correcto
y tener esta oportunidad.

Hoy todo es perfecto,
hoy todo está en calma.
Hoy ha vencido al miedo
la virtud de la esperanza.

Hoy puedo susurrar que te quiero
y entregarte en las manos mi alma.
Hoy puedo ser por fin el viento
que acaricie tus mejillas cada mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario