miércoles, 23 de marzo de 2016

Porqué no nos vivimos

Alguien ordenó mal este tablero,
sin mirar donde ponía las piezas,
exiliando nuestro destino, muerto.

Nuestras miradas no se cruzan, esperan;
como espera un vagón en un museo,
como una tarta sin ninguna vela.

Nuestras almas solas mueren de miedo;
como un niño frente a la oscuridad,
como las lágrimas detrás de un velo.

Nuestros corazones buscan piedad,
al ver que vamos por otros caminos;
al ver lo que hemos dejado atrás.

No sé si es mío este cuerpo que habito;
si algo de lo que vivimos fue real,
o fueron espejismos del camino

Estamos perdidos en la inmensidad,
como la tristeza se pierde en los bares
como el llanto que se oculta en el mar.

Y aunque lo diga Neruda, no calles;
estos versos necesitan susurros,
como necesita un pájaro el aire;
y  mis pulmones respiran el tuyo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario