viernes, 4 de marzo de 2016

Nuestra verdad

Los ecos de nuestros días pasados
resuenan en el vacío presente;
fantasmas, cacofonías en la mente
que lloran los futuros truncados

Rendido en la arena, tropezado,
mientras pasa sin mirarme la gente.
Mis labios susurrando “vuelve”,
mis manos en la misma piedra abrazados

Creo que en tu interior también lo sabes;
que falta lo que pone de punta tu vello,
que este tiempo no ha podido ser en balde

No lo niegues, hay algo que los dos sabemos:
por muchos años que pasen
seguiremos echándonos de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario