jueves, 11 de junio de 2015

¿Y tú en que piensas?

Estoy pensando en esos días que dejas la persiana subida y te despierta el Sol en la cara. Ese cálido despertar. En ese día en el que estrenas el piscineo de verano tirándote a lo loco al agua. Estoy pensando en esos días que no quieres irte a dormir, porque quieres alargar lo máximo posible la felicidad que te ha correspondido por sorteo. Estoy pensando…

En esos ojos que te miran por la calle y se te quedan clavados para el resto de tu vida. En esas risas contagiosas que te hacen reírte aunque sea el peor día del mes. En ese mensaje inesperado que te alegra la noche. En esas personas que hacen la vida fácil. Que son brisa, abrazo y caricia. En esas personas que te dicen buenos días con una sonrisa que llega de mejilla a mejilla, de oreja a oreja. Esas personas que guardan una ciudad en ruinas pero reflejan un palacio.

Estoy pensando en esos días que llegas a casa y tienes para comer tu plato favorito, y no te acordabas. O cuando llegas a tu casa cargado de bolsas y el ascensor está esperándote. Esos días en los que no sabes con que pie te has levantado, pero te da exactamente igual, porque no hay excusa para no disfrutar de esas veinticuatro horas que se te han concedido. Esos días en los que hace un Sol tremendo, aunque la tormenta perfecta intente disimularlo. Porque sabes que está ahí. Porque hay personas que guarda ese Sol dentro de sí mismas. Porque los ángeles existen, y no hace falta subir al cielo para conocer a unos cuantos. Y yo tengo la suerte de conocer a bastantes de esos ángeles que caen del Cielo y te preguntas: ¿Por qué me lo merezco?


En esa ducha caliente tras volver de la calle en Invierno. En un desayuno que sea buffet libre. En una cena bajo las estrellas, una cena perfecta aunque consista en una o dos lonchas de queso. En el mar al despertar, tan grande, tan inmenso, lleno de Vida en su interior y que, a la vez, tiene tiempo para acariciarte los pies al pasear por la orilla. En el cielo que nos oculta sus secretos, pero también guarda los nuestros. Porque esa Luna nos ve a ti y a mí, a la vez. Nos une sin saberlo, quizá sin querer. Pero nos refleja.

Estoy pensando en lo preciosa que es la Vida. En lo precioso que son esos días y esas personas. En lo preciosa que eres tú.


Estoy pensando en esos días que dejas la persiana subida y te despierta el Sol en la cara. En esas sensaciones. Estoy pensando…en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario