martes, 16 de junio de 2015

Seré mi mano en la tuya

No te voy a dejar caer
No lo dudes y sujétate
No te voy a dejar llorar
Aunque no sé lo que vendrá
Pero es que me da igual

Si hay barro, haré de alfombra, de pasarela, de puente
Si hay acantilado, seré tus alas
Si hay un mar de dudas, seré un Océano de certezas
Si la ciudad se te queda pequeña, te llevaré a mi mundo
Tan grande, tan brillante, tan libre de penas como quieras

Si te ahogas seré tu oxígeno
Si te quemas seré tu hielo;
Si te enfrías, seré tu fuego.
Si lloras seré tu hombro
Y si lloras de alegría, déjame ser tu causa

En tus heridas seré tirita
Olvido y pasado en tus cicatrices
Recuerdo y presente en tus días felices
Futuro en tus sueños,
Capitán en los nuestros.


Si caes al pozo seré tu cuerda,
Si subes al cielo seré tu globo
Seré tu espacio cuando necesites estar sola
Y tu compañía cuando necesites alguien a tu lado.

En los lunes seré tu sonrisa
Y en los domingos tu tranquilidad
En los Inviernos tu manta
En los Veranos tu Brisa
En este Mundo seré tu Alma
En la Muerte, tu Vida
Porque no voy a dejar que te lleve si no es conmigo delante.

Seré caricia en las mañanas y almohada en las noches
En el camino seré tu agua y tu mapa
En las subidas seré tu impulso
Y en las bajadas tu freno, tu airbag.

Seré todo lo que tú quieras, siempre que me dejes
Y si algún día dejo de serlo, déjame
No me des las gracias, solo es una forma de compensar, de responder, de devolverte un poco
Y es que no se puede equiparar a todo lo que tú me das,
Que solo cabe en esa palabra: todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario