jueves, 21 de mayo de 2015

Las cosas que se deben decir antes de que sea tarde.

Dicen que es ley de Vida
Que tan pronto estás aquí, como te vas un buen día
Sin avisar, sin darte tiempo para despedirte de tus amigos, de tu familia,
Y desde aquí toca agradecer todo, a los que ya no están, y a los que quedan,
para no esperar a ese día en que el Cielo se nos lleva.
Y aunque en el papel no cabe todo lo que siento
Espero que sirva de botón de muestra de todo lo que debo.

Gracias por todos esos momentos compartidos
Que quedarán en el recuerdo, ya sean pocos o muchos
Gracias abuelos, abuelas, tío
Porque los pequeños gestos que no apreciaba de pequeño
son los que me han hecho como soy, gracias a los que me mantengo
Gracias al Amor que me distéis y que tanto os agradezco
Por vuestro cariño, vuestro esfuerzo,
espero haceros sentir orgullosos
Porque sé que me veis desde el Cielo
Y que me acompañáis en el camino, ayudándome a no caer
Sois los mejores Ángeles de la Guarda que alguien pudiera tener,
Y siempre os llevaré  tatuados detrás de la piel.

Gracias a mis tías, por tanto sacrificio
Por tanta preocupación y tanto esfuerzo
Porque más que sobrinos, nos tratan como a hijos
Y  todo el amor que nos han entregado
Ni con todo el Oro del mundo podríamos compensarlo,
Por eso, hablo en mi nombre y en el de mi hermano
Cuando digo que sin vosotras el camino de la Vida sería menos amable,
Menos dulce, más duro, más caro.


Gracias a mis amigos, por aparecer en mi camino,
Tanto lo más recientes como los más antiguos
Sé que muchas veces estoy ausente
Pero sabéis que siempre que queráis me tendréis enfrente
Porque os debo mi adolescencia, mi juventud, mi crecimiento personal
Sois el punto de partida, el recorrido, y espero que sigamos juntos en el final.
Porque las metas saben mejor compartidas
Y no creo que haya podido elegir mejor compañía
Que la vuestra, para pasar cada día
Y vencer juntos a la Vida
Cumpliendo nuestros Sueños
No os lo digo mucho, pero también lo sabéis.
Os quiero.


Y gracias a mis Padres, a mi Hermano,
Por darme vuestros consejos y enseñarme todo lo que sabéis,
Por acompañarme por la Vida de la mano,
Por enseñarme todo aquellos que nos hace humanos
Y mostrarme lo que no se aprende en los libros ni en la Universidad
Por todas las caricias, los besos, los abrazos
Por cada desvelo y sufrimiento que solo Dios sabe que habéis vivido
Por cada preocupación por ayudarme en mi camino
Por cada arruga que sea mi culpa
Y es que si la familia no se elige, y es la única certeza
Yo solo puedo agradecer a Dios el haber caído en la vuestra.
Y solo puedo desear haceros sentir orgullosos, de la forma que sea,
Que al final digáis que el sacrificio mereció la pena
Y sabéis que no soy mucho de expresarlo
Pero sabéis lo que siento, os amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario