jueves, 30 de abril de 2015

Definición


Ella era Risa.
Era Luz, era Sol
Aunque bueno…a veces también era Ventisca
Tardes oscuras
Tardes de neblina

Pero la mayor parte de las veces era Día
Verano, Vacaciones
Helado de tres chocolates
No sé como decíroslo
Simplemente…era Arte.

A veces era Tormenta
Lágrimas, Invierno
Diciembre sin Navidad
Pero la mayor parte del tiempo no
La mayor parte era Felicidad

Era Grande, Gigante, Colosal
La Octava maravilla del mundo
Aunque a veces era el Décimo círculo del infierno de Dante
Pero bueno, solo unos minutos

La mayor parte de las horas era Alegría
Cosquillas, Caricias y Besos
No sé como decíroslo
Simplemente…era mi Verso.


A veces era Terremoto
Huracán, Inundación
Enero sin Día de Reyes
Pero la mayor parte del tiempo no
La mayor parte era Esperanza, era Verde

Era Vida, Entusiasmo
Era Abrazo
Aunque a veces…era un Mal trago
Un Mal día
Pero solo a ratos

En la mayor parte de los casos era Ilusión
Era Abrigo, Hogar, Habitación
Una Piscina cuando te mata el calor
No sé como decíroslo
Simplemente…era…era Amor.

A veces era Noche
Lluvia y Hielo
Y aquel día en que nos dejamos

Aquel día…los dos fuimos Miedo.

lunes, 20 de abril de 2015

Penumbra


Estoy entre la oscuridad y la luz
Unas veces en un pozo
Otras a diez mil metros de altitud

A veces tan feliz de verte
Y otras tan triste
De no tenerte

Lloró de alegría por haberte conocido
Y lloro de pena
Por no poder ser testigo
De tu despertar cada mañana
De cada atardecer
Y cada anochecer, en tu cama

Por no poder ver cada una de tus sonrisas
Saber cada uno de tus secretos
Tocar cada una de tus caricias
Probar cada uno de tus besos

Me doy entero
Completamente, solo para ti
Porque la vida que quiero
Solo la quiero si estas junto a mí

Y por eso seguiré escribiendo
Esperando que leas esto
Que sepas que todo lo inspiras tú
Que cada línea de mi texto
Y cada hueso de mi cuerpo
Es tuyo desde aquel momento
En que empezaste a sonreír.

domingo, 19 de abril de 2015

¿Te atreves?

Puede que no seas mi luz al final del túnel,
Ni mi sol tras la tormenta
Puede que lo escrito en este papel
No merezca la pena

Puede que todo acabe en desastre
Como si hubiera pasado un huracán
Una tempestad, un terremoto
Y todo sean llagas
Y todo sea catastrófico

Puede que mañana no te acuerdes de mí
Ni me sientas aquí,
Esperando el momento oportuno
Para mostrarte lo que siento
Aunque sea en el momento último
Antes de que ese avión despegue
Ese tren se marche, Ese barco zarpe
O tus pies se alejen, dejándome en esta vida
Dejándome en esta cárcel

Si, por qué negarlo
Puede que todo acabe en desastre
Pero prefiero la vida en tu túnel
Y mojarme en tu tormenta
Temblar en tus sacudidas de tierra
(O de piernas)
Prefiero mil llagas
A un minuto sin ti
Puede que mañana no me recuerdes
Pero tus señales si quedarán en mí
Como cicatrices de lo que pudo ser
De la historia que pudimos escribir
De la vida que te pude leer
Al oído, bajito, en susurros
Sobre tu, y yo,

Sobre nuestro futuro.

sábado, 18 de abril de 2015

El momento exacto

¿Cuándo sucedió? No puedo precisarlo.
Quizá la primera vez que te ví
O quizá fue en ese salto
Con olor a incienso
Y a pelo recién lavado

Quizá sucedió mientras hablábamos
De música y amor
De guitarras y de dolor
Entre paso y paso

Quizá fue cuando me sonreíste por primera vez

Lo cierto es que no sé cuando acabé
Dando por perdido todo intento de resistencia
a ilusionarme
Esperando alcanzarte,
Buscando señales
Entre párrafos y letras
De que me gritas en silencio
O me sientes entre versos

No sé cuando acabé,
Ya sabes
Amando(te)

Y ando perdido entre la gente
Pensando(te)
Esperando(te)
Gritando(te)
Tomando(me) el tiempo preciso
Para conocer(te)
Hablar(te)
Interpretar(te)

Dejaré de escribir mi tristeza en los muros
Mi deseo en folios
De buscar mi ilusión en tus ojos

Dejaré a la esperanza un momento
Intentaré no recobrarla
Aunque me roce tu aliento
Tu mano
Tu beso


Dejaré todo un momento, pero como dice la canción
Me quedaré “suplicando al tiempo
 otra oportunidad,

Esperando siempre una señal”

viernes, 17 de abril de 2015

Disparo

Lanzo palabras a tu vacío, a tu nada.
Lanzo frases a tu distancia, a tu lejos.
Lanzo versos a tus labios, a tus besos.

Me lanzo a ti, pero no sé si estarás, no sé si me recogerás, o caeré al vacío. A tu vacío.
Me lanzo a ti inseguro, pensando que no  llego ni a la altura de tu ombligo;
 pero deseando dormir en él para siempre, quedarme acostado a tu espalda, amanecer en tus ojos, decirme en tu boca, verme en tu mirada.

Me lanzo a ti, sin garantías,
Pensando que al amor es eso:
Una caída.

Me lanzo a ti, pero me quedo quieto;
En mi habitación, escribiendo versos
Soñando contigo, sin cerrar los ojos
Gritando al silencio,
Repitiendo, como un loro
Cada una de tus líneas,
De tus textos;
Repasando, como un loco
Cada una de tus líneas,

De tu cuerpo.

jueves, 16 de abril de 2015

No sé

No sé si crees en las medias naranjas,
 o en los polos opuestos;
en lo que yo creo es en tus medias rotas,
y mi ropa por el suelo.

No sé si crees en el amor a primera vista,
O en las flechas de Cupido
Yo volveré a pasar,
Sólo por sí antes falló el tiro

No sé si crees en los finales felices,
O en el país de “Nunca Jamás”,
Yo intentaré curar todas tus cicatrices
Y salvarte de todo mal

No sé si crees en el destino
En la suerte, o la casualidad
Yo, desde que te conocí
Supe que no podía ser azar

No sé casi nada de ti,
Y con eso poco es suficiente
Para saber que eres mi futuro,

Pero, sobre todo, mi presente.

martes, 14 de abril de 2015

Mi estrella fugaz

Vengo de la oscuridad
De la negrura insondable
De un vacío inabarcable
De un barrizal
Vengo de días eternos
De lluvia y noche
De escapadas en un coche
Hacia ningún lugar
Dejo atrás vasos vacíos
Noches de alcohol y orfidal
Donde reina el pesimismo
Impidiéndome olvidar.

Ahora, sin embargo, sigo otros caminos
Detrás de una estrella fugaz
Que, sin pedir ningún deseo
Cayó sin avisar
Y ahora soy yo el que callo,
enmudecido
Viendo tu capacidad
De recoger todos mis restos
Y otorgarme felicidad
Y te ofrezco mis medallas,
Que me dio la mediocridad
No puedo darte nada mejor
Salvo un instante de eternidad.

Y no sé cómo escribirte,
si en prosa o en verso;
escribirte dos líneas,
o un libro entero.
No sé ni cómo leerte, de hecho;
Si leerte en braile, o leerte a besos.
Con mis labios por tu cuerpo,
Mis manos en tu cuello
Y mi alma a tus pies, en el suelo.

Y es que te acercas con tu luz, iluminando mis agujeros;
pero cuando empiezo a coserlos, te quitas de en medio.
Te vas lejos, a un mundo que no alcanzo,
donde quizá haya alguien que te este esperando;
alguien que no soy yo,
alguien que te escribe, y te lee, mejor.

Será lo que tiene enamorarse de estrellas fugaces;
De una sonrisa que es arte
Y una mirada congelante.
Solo queda abrigarse,
Volver a mi noche,
Y mirar el cielo
Esperando tu regreso;
Gritando en mi silencio
Un “Te quiero”.